viernes, 1 de noviembre de 2013

BOLSA TÉRMICA DE ARROZ



Después de mi éxito “gato o corazón”, me senté a reflexionar sobre mis labores y mis múltiples almohadones (que ya me tenían un poquito cansada he he), navegue mucho en internet para perfeccionar mis técnicas y ¡Chita Lou fue mi solución!

Todos estos días me he dedicado a practicar mucho, y he realizado el primer proyecto, Sylvia lo hace ver tan fácil, pero mi realidad fue otra.  La aguja de mi máquina se quebró dos veces y luego la aguja no atraía el hilo de la canilla, entonces pasé gran rato tratando de solucionar el problema y lo logre.
En fin, tengo muchísimo que aprender y armarme de mucha paciencia.
Pueden seguir de cerca mi aventura a través de:


LOS TEJIDOS DE MAMÁ

Esta es mi nueva sección, mostrar creaciones de algún ser querido y la afortunada es mi mamá, es muy creativa y le hizo este lindo bolso a mi sobrina.


martes, 22 de octubre de 2013

PROYECTO 4: ALMOHADÓN EN FORMA DE CORAZÓN… ¿O DE GATO?



Publicar esto es de valientes, intenté hacer el almohadón dos veces, el primero lo quise hacer de retazos, pero no funcionó, luego lo hice en una tela firme y cuando la volteé, ¡sorpresa!, tenía puntiagudas orejas como las de un gato, en fin terminé colocándole carita y todo (al menos eso creo yo).
1.-Inicié formando la mitad de un corazón y luego la recorté para que el molde fuera más parejito.
2.-Lo coloqué con alfileres sobre la tela (reverso y doble), pasé a recortarlo respetando amplios márgenes.
3.-Esta parte me encantó, cuando lo cosí (por el reverso), pude practicar costura curva y otras diversas formas útiles y divertidas.  Al parecer iba a ser un corazón precioso.  Obvio no omití el agujero para introducir el relleno.
4.-Antes de darle la vuelta, hice muchos cortes alrededor del margen para facilitar esta labor.  Lo volteé y acomodé todas las formas del corazón.
5.-Lo rellené y noté que no parecía un corazón.
6.-Busqué dos botones y los cosí como ojos, intenté hacer una nariz que no quedó muy bien.
¡Y ya vieron el resultado!
Si bien es cierto, no quedó nada estético, pero practiqué mucho y además en vez de entristecerme, le puse cara de gato al asunto.  Como decía mi mamá:  “Es mejor ser modista que doctora, un desperfecto en la costura se repara con creatividad; un desperfecto en una operación no tiene reparo”
Nos vemos a la próxima con “Una mascada para mi mascota”

viernes, 18 de octubre de 2013

PROYECTO 3: ALMOHADÓN DE NUEVE PIEZAS



Seré sincera y admitiré que subestimé este proyecto, ¡Pero me dio guerra!, tanto así que vi finalizar el Diario de una Modista tempranamente.  La voluntad y el amor por esta página y el apoyo que me han mostrado algunas lectoras, me dieron la fuerza necesaria para luchar por este sueño.  Definitivamente DM vino para quedarse.
INSTRUCCIONES
1. Coloqué un cuadrado pequeño de la tela B con el derecho hacia arriba. Luego encima un cuadrado de la tela A con el lado del revés hacia arriba.  Los lados del derecho quedaron juntos, o sea, de la forma como se cosen la mayoría de las costuras.  Esta vez cosí a un margen de 1 cm.  Cortar esto fue una verdadera odisea, nunca había cortado varios trozos juntos y los bordes me quedaron horribles, al final perdí gran parte de la tela.
2. Abrí el lado A con el derecho hacia arriba.  Coloqué otro cuadrado B con el revés hacia arriba sobre A.  Cosí a un margen de 1 cm.  Esto formó una franja.
3. Ahora hice otra franja igual que la anterior solo que la franja sea, B – A – B.
4. Me quedaron tres cuadrados pequeños.  Al final hice otra franja A – B – A.
5. Planché para abrir las costuras en cada una de las tres franjas.
Los pasos anteriores no fueron tan difíciles, porque tenían un cierto parecido al “Almohadón de cuatro partes”, aunque omití rematar las costuras y por eso quedaron inestables.  En los pasos siguientes fue cuando una y otra vez descosí hasta lograr el efecto damero.  Horas después de terminar mí mamá me dijo que lo mejor era hilvanar antes de coser, tremendo consejo.
6. Coloqué las tres franjas con el derecho hacia arriba, y ubiqué para que quedaran como un damero.
7. Cosí dos franjas juntas, los lados del revés enfrentados y dejando 1cm de costura.  Cosí la última franja, controlando que quedara la forma de un damero.
8. Planché nuevamente para abrir las costuras.
9. Para terminar, retomé el molde de “Almohadón Básico,” paso 2.
Como ven, este proyecto no es mucho de mi orgullo, pero si quedará como recuerdo de gran aprendizaje.
Nos vemos en el próximo post con el último “Almohadón en forma de corazón”.  De ahora en adelante los proyectos los haré dependiendo de mis gustos para expandir más mi creatividad :D.
Preparado por: La Extensión Cooperativa de la Universidad Estatal de Washington